Cobre Natural

COBRE NATURALEl cobre natural presenta en un inicio un tono rojo brillante . Posteriormente en contacto con el oxígeno y el agua su tonalidad va uniformándose y cambiando paulatinamente hacia un color marrón oscuro.
El cobre natural no conserva su brillo rojizo inicial durante mucho tiempo. Los cambios se van produciendo de forma paulatina e individual dependiendo en gran medida a las condiciones climatológicas que se vea expuesto. Primero la superficie se vuelve mate, luego se va formando una capa natural de óxido, integrada en el propio material como protección contra las influencias de la intemperie. A ello va unida una transición impresionante y colorida a diferentes matices de marrón que acusan tonalidades variadas a medida en que se va alternando la luz y las épocas del año.
Finalmente se va formando en las superficies inclinadas la típica pátina de color verde intenso que confiere a la envoltura del edificio su nota característica así como una protección duradera, durante decenios.